Cultivando sus propias hierbas

Si usted no es el tipo de persona que quiere pasar su tiempo manejando un jardín elaborado de frutas o vegetales, tal vez podría considerar plantar ...


Si usted no es el tipo de persona que quiere pasar su tiempo manejando un jardín elaborado de frutas o vegetales, tal vez podría considerar plantar y mantener un jardín de hierbas. Mientras que el producto tal vez no será tan significativo, podrá disfrutar la constante disponibilidad de hierbas frescas y deliciosas para saborear sus comidas.


Primero deberá elegir las hierbas que irá a plantar. Probablemente esto será difícil debido a la amplia cantidad de hierbas que se encuentran disponibles. Pero la mejor manera de poder elegirlas es ver lo que tiene en la cocina. Al plantar su propia colección de estas hierbas, puede ahorrarse dinero al momento de comprar las de la tienda y además las obtendrá frescas. Algunas de las hierbas con las que puede empezar pueden ser el romero, la menta, la albahaca, el eneldo, el cebollino, la Artemisa y el perejil, entre otros.

Cuando esté eligiendo una zona para poner su jardín de hierbas, debería recordar que el suelo debería tener muy buen drenaje. Si la tierra se moja y se satura, no podrá hacer crecer una planta saludable. Una de las mejores maneras de arreglar el problema del drenaje es cavar unos centímetros de suelo y poner capas de rocas trituradas antes de reemplazar todo el suelo. Esto podrá permitirle que el agua se escape y salvará a sus plantas.

Cuando esté listo para empezar a plantar hierbas, tal vez estará tentado a comprar las plantas más caras de la tienda. Sin embargo, con las hierbas es mucho más fácil hacerlas crecer desde semillas que a las otras plantas. Por eso usted puede ahorrar mucho dinero comprando paquetes de semillas. Algunas hierbas crecen bastante rápido. Por ejemplo, si usted planta un poco de menta en un espacio abierto, luego esta planta podrá copar su jardín en una cuestión de días. La mejor manera de prevenir este problema es plantar plantas en macetas (con agujeros en el fondo para permitir el drenaje, por supuesto).

Al momento de cosechar las hierbas por las que ha trabajado tanto, puede ser fatal sacar demasiado. Si su planta no está bien establecida, no es saludable sacar hojas, aunque parezca que no las está usando. Debería esperar a que su planta se establezca bien por lo menos algunos meses antes de sacar hojas. Esta espera valdrá la pena, debido a que una vez que esté establecida, su planta podrá generar muchas hojas por años y años.

Cuando llegue el momento de cosechar sus hierbas caseras, querrá utilizarlas en la cocina. ¿Para qué más las habrá plantado? Bueno, lo primero deberá ser sacarlas. Esto se logra fácilmente ubicándolas en una hoja de galletas y cocinándolas en el horno a 76 °C de dos a cuatro horas. Luego de que hayan secado, pueden ser usadas en la cocina. Puede consultar el libro de cocina para obtener instrucciones para utilizarlas en distintos platos.

Si usted quiere guardar sus hierbas para usarlas después, debería mantenerlas en un contenedor de plástico o vidrio. El papel o el cartón no funcionarán, debido a que absorberán el sabor de las hierbas. Durante los primeros días del almacenamiento, debería cotejar regularmente el contenedor y ver si hay humedad acumulada. Si es así, debe remover todas la hierbas y volver a secarlas. Si se deja la humedad desde el primer día del secado, podrá crecer moho mientras guarda las hierbas. Nadie quiere que haya moho.

Si usted disfruta de sus hierbas, de la jardinería o de ambas, entonces debería considerar un jardín de hierbas. Tal vez requeriría un poco de trabajo al principio poder crear un drenaje óptimo y por eso debe elegir las hierbas que quiere plantar. Pero luego de este problema inicial, es cuestión de cosechar y secar sus hierbas favoritas.

Deje un comentario