Cómo limpiar las ventanas sin dejar rayones

Al momento de limpiar ventanas hay más de lo que ve el ojo. Algunos químicos para lavar ventanas no dejarán manchas de inmediato, pero luego de hab...


Al momento de limpiar ventanas hay más de lo que ve el ojo. Algunos químicos para lavar ventanas no dejarán manchas de inmediato, pero luego de haberse secado empezará a notar distintos detalles. Esto usualmente ocurre si la solución de limpieza de la ventana tiene químicos agregados que no se evaporan y que se dejan un residuo en el vidrio. Cuando esté comprando un buen químico para limpiar ventanas o una solución usualmente lo mejor es comprar productos que estén basados en amoníaco. Los productos basados en amoníaco se evaporan rápidamente y no dejarán ningún residuo. Los limpiadores de vidrio concentrados son geniales para utilizar en climas donde las temperaturas cambian, especialmente si usted está utilizándolas en el exterior. Un limpiador de vidrio concentrado puede ser diluido con la cantidad correcta de agua por la cantidad de humedad en el aire y la temperatura ambiente. Deje un poco más de agua para clima calientes y secos y menos agua para los climas más tranquilos y húmedos. Utilizando este método usted realmente podrá disminuir la cantidad de manchas que aparezcan.


Otra buena herramienta para utilizar al momento de limpiar las ventanas es una buena esponja. Las esponjas de ventana no dejan pelusas y pueden remover rápidamente cualquier solución de limpieza de su vidrio. Las esponjas de ventana vienen en varios tamaños y estilos. Para la limpieza de ventanas residenciales lo mejor es usar una esponja descartable. Estas esponjas van a hacer un gran trabajo y son muy baratas. Cuando la esponja empiece a desintegrarse simplemente tírela a la basura y compre una nueva. Los limpiadores profesionales de ventana y los conserjes personales utilizarán esponjas profesionales para ventanas con una parte que se puede reemplazar. En este tipo de esponjas, existe una banda de goma utilizada para secar que al momento de desintegrarse puede ser reemplazada, dejando la manija original. Las esponjas profesionales de ventana están hechas de distintos materiales como el acero inoxidable, el plástico y el cobre. El cobre generalmente se mantendrá mejor que los otros materiales y no se oxidará. Las esponjas de ventana vienen en varios tamaños que van de 30 centímetros a 1 metro 20 centímetros. Algunas compañías han tratado de producir esponjas de ventana de más de 1 metro 20, pero son demasiado difíciles de controlar y demasiado pesadas para que una sola persona las utilice. La mayoría de las esponjas de ventana vienen en tres secciones; la manija, la palanca y la esponja en sí misma.

Los lavadores de ventanas son fáciles para limpiar manchas en las ventanas como los insectos, los excrementos de pájaro y el alquitrán. Los lavadores de ventana son básicamente una toalla semi abrasiva pegada a una manija con la forma de una esponja de ventana. La toalla en estos lavadores usualmente está hecha de algodón cerrada por una capa de nailon. Esta capa de nailon servirá para remover las manchas más duras.

Un comentario to “Cómo limpiar las ventanas sin dejar rayones”

  1. […] a usted no le gustan aquellos limpiadores de ventanas olorosos y caros que hay en el mercado, no hay razón por la cual no debería poder producir sus […]

Deje un comentario