Cómo Restaurar una Silla del Comedor

¿Ha notado que las sillas del comedor se están desgastando? Luego de mucho tiempo de uso diario, su silla del comedor, de alguna forma u otra, se ve...


¿Ha notado que las sillas del comedor se están desgastando? Luego de mucho tiempo de uso diario, su silla del comedor, de alguna forma u otra, se verán antiguas y andrajosas a menos que trate restaurarlas. Esto no necesariamente significa que usted tiene que gastar mucho dinero para que su mueble vuelva a tener su apariencia y calidad original. Al aprender a restaurar una silla del comedor, usted podrá restaurar su mueble y disfrutar de el usándolo más que nunca.


Quite el tapizado
Antes que nada, usted tendrá que sacar todos los tornillos del asiento de la silla. Usted podrá separar la tapicería del asiento. De todas formas, puede que esto le lleve mucho tiempo, así que piense bien si la va a sacar o no. Se recomienda separar la base del asiento si esta largando olor o si el relleno se esta saliendo del tapizado.

Tome las medidas del asiento
Se deben tomar las medidas del asiento para saber el valor de cada dimensión, en especial para los asientos curvos. Multiplique la profundidad por tres y agregue este producto a tanto el largo como el ancho. Esta será la medida de la tela necesaria para trabajar en un asiento.

Compre una tela resistente
Considere buscar un tipo de tela para tapicería que pueda usar por un período largo de tiempo. Usted puede comprar un material más liviano en el caso de que la silla que esta restaurando no suela usarse muy seguido. Use las medidas calculadas cuando compre la tela necesaria.

Posicione el asiento en la tela
En una superficie plana, coloque la tela que haya elegido dada vuelta. Posicione el asiento en la tela con la superficie de sentarse contra la misma. No se olvide de tener en cuenta la alineación de los patrones de la tela.

Corte la tela al tamaño necesario
De acuerdo con dos o tres veces la forma que ocupa la superficie del asiento, corte la tela al tamaño de todo el borde. No tire la tela que sobra ya que puede usarla para efectuar otras tareas del hogar.

Engrape la tela al asiento
Tomando el lado más uniforme, doble la tela y comience a engraparla al asiento. Trabaje del centro hacia los bordes de la silla. Asegúrese que la tela quede bien lisa evitando que queden burbujas. Tenga cuidado al engrapar la tela ya que si algo sale mal, toda la tela puede arruinarse. Repita el proceso para el otro lado. Continúe hacia los lados, Termine plegando las esquinas.

Recuerde cortar cualquier pedazo de tela restante y guitar las grapas para mejor seguridad. Una vez que haya terminado, vuelva a colocar el asiento en su silla original y coloque los tornillos de nuevo.

Deje un comentario