Transformando un nido vacío en un cuarto de ensueño

El síndrome del nido vacío puede ser bastante deprimente para los padres que tienen hijos que se van a la escuela por primera vez. Pero las mamás m...


El síndrome del nido vacío puede ser bastante deprimente para los padres que tienen hijos que se van a la escuela por primera vez. Pero las mamás melancólicas y los papás ahora pueden rejuvenecer. Cuando su niño se valla para ir a la universidad, usted puede renovar su cuarto y convertirlo en un santuario privado o una tienda de trabajo.


No es tan drástico como suena. No, no es que los echará de su cuarto permanentemente, pero podrá liberar bastante espacio para utilizar mientras sus hijos no están.

Antes de empezar, discuta sus planes con sus hijos. Pregúntele acerca de lo que quieren mantener. Obviamente, su cama necesitará quedarse ahí cuando estén en la casa en los fines de semana y las vacaciones. Un cofre también se quedará para guardar algunas de sus ropas. Pero utilice este tiempo como una especie de limpieza de primavera para deshacerse de la basura sin significado que se ha ido acumulando en los armarios y bajo la cama por los últimos 18 años. Permita que su hijo mantenga cualquier cosa que piense que es importante y luego done el resto para la caridad, si es posible.

Ahora viene la parte divertida… hacer el cuarto propio. Donde solía haber un escritorio, una nueva tabla para cocer puede ser ubicada. Donde estaban los videojuegos y el DVD, ahora puede haber una biblioteca pequeña. La silla inflable puede ser reemplazada por una silla antigua. Las posibilidades son interminables.

Si se adquiere una oficina casera, busque las oficinas auto contenidas en tiendas como IKEA, West Elm, Levengero Hold Evening. Pueden obtener ahí un gran grado de flexibilidad sin gastar mucho espacio, y las opciones son interminables para cualquier presupuesto.

Los colores usualmente son uno de los puntos más sensibles. Lo que va en las paredes como decoración es otra cosa. Aquí, lo importante es llegar a un arreglo con sus adolescentes. Usted podrá ver, luego de los primeros años, que el apego a los viejos pósters podrá desaparecer. Tal vez puede hacer que cada uno elija una pared y la decore en la manera que prefiere. Sólo posicione su escritorio para escribir o su máquina de coser para que de su espalda a la pared que su hijo ha decorado.

Con un poco de trabajo y un poco de creatividad, usted puede hacer un buen uso de un espacio vacío dejado por un universitario. Luego usted puede sumergirse en su nuevo cuarto de juegos, y en su diversión, para poder levantar su espíritu.

Deje un comentario