Siendo tolerante con las mascotas de otras personas

Si su amigo no quiere encontrarse en un lugar neutral, es momento de considerar qué tan importante es esta relación para usted. Ellos han fijado cla...


Si su amigo no quiere encontrarse en un lugar neutral, es momento de considerar qué tan importante es esta relación para usted. Ellos han fijado claramente cuáles son sus límites así que ahora usted debe decidir cómo irá a proseguir en cuanto a esta relación.


Siendo niño, una vez fui perseguido por un pastor alemán bastante grande que luego me mordió, y por eso hoy en día encuentro a los perros grandes un poco intimidantes. Si nos invitan a la casa de alguien donde hay un gran perro, pregunto si están dispuestos a poder controlarlo. Si no es así, rechazo la invitación y sugiero vernos en otro lado. Si me aseguran que podrán controlar al animal, pero cuando llegó ahí no lo hacen, entonces me voy. Éstos son mis límites, ¿cuáles son los suyos?

¿Qué pasa si a su mascota es el problema? Habiendo dicho tanto acerca de definir sus propios límites acerca de las mascotas de otras personas, es una buena idea echar una mirada a sus propias mascotas, si es que usted las tiene. ¿Usted sin darse cuenta somete a sus invitados a su propia mascota? Tal vez reconoció a su pastor alemán en la figura del perro grande atacando a la gente durante la barbacoa. Tenga en mente que la primera regla de todo anfitrión debería ser asegurar la comodidad de sus huéspedes. Tal vez a sus ojos el perro sea un amistoso compañero, pero deberá notar si sus invitados lo perciben de la misma manera. ¿Hasta qué punto está usted dispuesto a controlar el comportamiento de su mascota?

De la misma manera, usted podrá ver a su nuevo pequeño perrito como un compañero ideal para ir de compras y para hacer viajes y disfruta llevándolo a todos lados, ¿pero ha notado que sus amigos están empezando a evitarlo?, de vuelta, deberá definir cuáles son sus límites en esta situación.

Siendo alguien que activamente despreciaba los gatos y que ahora es dueño de uno, puedo entender que no todo el mundo quiera jugar con mi amigable gatito yéndose a su casa cubierto de pelos. Mientras que algunas personas aman a mi minino, algunos pueden ser alérgicos al animal o al departamento, debido a su presencia. Generalmente le aviso a los potenciales visitantes acerca de su presencia para que puedan decidir si quieren venir o no. Dependiendo del nivel de tolerancia de mis invitados, les puedo ofrecer encerrarla en un cuarto separado por el momento que ellos estén visitando o podemos elegir encontrarnos en otro lugar. De nuevo, estos son mis límites. ¿Pero cuáles son los suyos?

Conclusión. Es completamente posible disfrutar de sus amigos, sus mascotas y las mascotas de ellos, si usted tiene en claro cuáles son sus límites y los refuerza consistentemente. La ambivalencia acerca de este tema y el evitar la confrontación son las grandes razones por las cuales las personas siguen sufriendo por este asunto. Si usted quiere disfrutar de una vida social feliz, entonces deje de tolerar esto y haga algunos cambios.

Deje un comentario