Un gato negro es simplemente un gato

Cuando mi vieja mascota murió, decidí adoptar uno de la Sociedad Humanitaria. Habían nombrado “Batman” al primer gato que vi, y fue amor a prim...


Cuando mi vieja mascota murió, decidí adoptar uno de la Sociedad Humanitaria. Habían nombrado “Batman” al primer gato que vi, y fue amor a primera vista. Pero cuando lo traje a casa, descubrí que él realmente no tenía el coraje de el héroe del cómic. Cometí algunos errores que resultaron en un largo mes de lucha para persuadirle que saliera de su escondite para unirse a la familia. Le cambie el nombre por el de “Oso”. Él es un gato maravilloso, pero mis invitados parecen ponerse un poco incómodo cuando él entra en el cuarto. Después de todo, él es completamente negro.


Él es un gato negro y algunas personas le temen a éste tipo de gatos.

El gato negro en la historia.

Históricamente, los gatos negros han sido asociados con el mal augurio, la mala suerte y, pues bien… el mal en general.

Los pobres gatitos desafortunados han sido usados en rituales y fueron supuestamente “artefactos” de las brujas. El anarquismo ha usado el símbolo del gato negro, como se ha hecho en “Wicca”, la expresión moderna del día de brujas. La superstición ha asociado la mala suerte con tener un gato negro cruzado en su camino.

A todo esto, el gato negro ha estado obteniendo bastante mala prensa por siglos, y todo ese daño no podrá ser revertido en sólo algunas líneas de éste artículo.

Gato miedoso.

Siendo un gato altamente sensitivo, nuestro “oso” negro siempre tuvo más miedo de nosotros que nosotros de él, y por esto cometimos una serie de errores en sus primeros meses que prácticamente destruyeron nuestras oportunidades de introducirlo a nuestra casa.

La primera parte de el proceso, que encontraba a Oso escondido en la casa y a nosotros rogándole a que saliera de su escondite para juntarlo con la familia, fue largo y agonizante. Tomó más de un mes, y casi me había convencido de que nunca podríamos acomodarlo.

Sin embargo, ganó la paciencia…

El alejamiento de la superstición.

Desde entonces, Oso ha estado revolcándose en mi regazo disfrutando de sus mimos diarios, durmiendo en mi cama, aullando a las hembras que ve desde su ventana en la cocina y simplemente trayendo una gran cantidad de alegría a nuestras vidas.

Él está aquí para ahuyentar la noción de que un gato negro puede traer la mala suerte. Él es uno de los gatos más dulces que podrá encontrar, y no hay absolutamente NADA espeluznante sobre él. Y le puedo decir que ningún tipo de mala suerte ha sido vinculada con Oso. Él se ha cruzado en mi camino innumerables veces, y hasta ahora no he experimentado nada que se pudiera considerar como “mala suerte”.

Tengo que decir que, sin embargo, en la noche de víspera de Todos los Santos él parece asustarse de su sombra negra. ¡Pero trato de mantenerle calmado y feliz de estar donde está… en mi regazo ronroneando tan fuerte como pueda!

Un comentario to “Un gato negro es simplemente un gato”

  1. eva dice:

    es padre lo que pusieron sobre los gatos

Deje un comentario