Errores típicos en la seguridad doméstica

Todos queremos sentirnos seguros en nuestras casas, especialmente en términos de protección propia y de nuestros seres queridos, además de impedir ...


Todos queremos sentirnos seguros en nuestras casas, especialmente en términos de protección propia y de nuestros seres queridos, además de impedir la pérdida o daño de nuestra propiedad privada. Hay varias áreas en las cuales las personas invierten para sentirse más seguros en sus casas, pero también hay varios errores evidentes que están a la vista del ojo entrenado. Aquí hay algunas áreas en las cuales los dueños de hogar frecuentemente desperdician el esfuerzo para sentirse seguros.


El peor error que cualquier dueño de hogar puede hacer para proteger a su grupo familiar es sentirse demasiado confiado con las medidas que ha implementado. La mayor parte de nosotros no podemos permitirnos el tiempo o el dinero que requiere instalar un sistema de seguridad a prueba de tontos, y sólo las propiedades comerciales con un interés establecido podrán invertir en eso. Por consiguiente, cualquier medida emprendida para asegurar una casa vendrá con sus limitaciones. Muchas medidas de seguridad pueden actuar como una forma de prevención para disuadir la entrada de una persona no deseada en su propiedad. Las cámaras de seguridad son un buen ejemplo. Si un ladrón potencial ve una cámara escudriñando su propiedad, probablemente no intentará una mala jugada. Sin embargo, en caso de que un criminal muy decidido o profesional tenga a su casa como blanco, una cámara no puede hacer nada para disuadirlo de entrar. En este evento, la cámara no servirá para otra cosa que registrar acontecimientos para llevar a las autoridades, y para seguirle la pista al criminal después del evento. Así que no confíe en sus elementos electrónicos; ni siquiera las alarmas domésticas pueden impedir el robo (honestamente, si usted apuesta por una alarma doméstica es mejor usar una silenciosa, ya que el criminal no se dará cuenta de que la ayuda está en camino).

En caso de que un criminal entre en su propiedad mientras usted está todavía allí, no le diga que usted tiene cámaras o que usted ha visto sus caras. Podría conducir a un mal momento. Es más conveniente no actuar de manera agresiva, recordando que una vez que la persona salga usted tendrá el control y que seguramente los ladrones serán apresados. El mejor método es la cooperación.

Uno de los más grandes errores en la seguridad doméstica es comprar un arma. Estas armas hieren a más personas queridas en la casa que impiden crímenes, estadísticamente. Para almacenar un arma de manera segura deberá guardarla descargada y lejos de cualquier munición, especialmente si hay niños en la casa. Tal medida debe tomarse si usted desea tener un arma de fuego en su mesa de luz por si alguien entra a la casa. Además, muchos criminales están familiarizados con las armas de fuego, bastante más que la persona normal. Amenazar a un criminal con un arma de fuego probablemente empeorará la situación, y no le servirá de mucho.

Deje un comentario