Cómo Limpiar el Receptáculo del Jabón del Lavarropas

El receptáculo del jabón del lavarropas es muy importante ya que esta involucrado con la funcionalidad del aparato. Cuanto más complejo sea el rece...


El receptáculo del jabón del lavarropas es muy importante ya que esta involucrado con la funcionalidad del aparato. Cuanto más complejo sea el receptáculo, más necesidad habrá de limpiarlo adecuadamente para mantener a los demás compartimientos funcionando bien mientras este prendido el lavaplatos. Actualmente, muchos receptáculos de jabón vienen separados en distintos compartimentos, uno para el detergente, uno para el blanqueador, uno para el suavizante, etc. Sin las técnicas adecuadas para limpiar el receptáculo del jabón lavarropas, usted podrá descansar asegurado de que los productos de limpieza serán utilizados en forma óptima.


Apague el lavarropas y saque el receptáculo
Antes que nada, asegúrese de que el lavarropas este apagado. Basándose en las instrucciones, saque el receptáculo de su lugar. Por lo general esto puede realizarse abriendo cuidadosamente el receptáculo hasta que se detenga y presionar hacia abajo la traba para sacar completamente los compartimentos del lavarropas.

Enjuague el receptáculo de jabón
Si logró sacar el receptáculo de jabón, enjuáguelo en agua caliente. Levante las zonas de inserción para lograra alcanzar los espacios de los compartimentos. Luego, llene una taza de agua caliente y úsela para limpiar bien el receptáculo.

Limpie todos los rincones del receptáculo de jabón
Prepare una mezcla de un galón de agua caliente y una taza de cloro líquido. Este será el agente de limpieza que utilizará para limpiar el receptáculo. Use un cepillo de cedras suaves para limpiar todos los rincones del receptáculo, así como las zonas de inserción. Enjuáguelo bien con agua caliente hasta no ver más cloro.

Humedezca y frote
Una vez que haya enjuagado el receptáculo de jabón, pásele un trapo limpio. Para asegurase de que no quede jabón o cualquier otro producto de limpieza utilizado mientras lavó, humedezca el trapo y úselo para eliminar los residuos. Si ve algo de suciedad use un cepillo de dientes para sacarla.

Enjuague el receptáculo de jabón
Una vez más, enjuague el receptáculo con agua caliente. Si no puede sacar el receptáculo, vierta en el una taza de agua caliente. Enjuáguelo lo más posible para asegurarse de que este bien limpio antes de secarlo.

Séquelo y vuelva a colocarlo
Utilice otro trapo limpio, y seque todas las partes del receptáculo de jabón. Concéntrese en las áreas que son difíciles de alcanzar. Una vez que haya terminado, vuelva a colocar el receptáculo en donde corresponde. Escuchará un click que le permitirá saber que esta bien puesto.

Si quedo algo de jabón, se dará cuenta ya que saldrá un olor feo de su lavarropas. Es muy importante limpiar regularmente su receptáculo de jabón para evitar que crezca moho.

Deje un comentario