Cómo fabricar limpiadores para ventanas

Si a usted no le gustan aquellos limpiadores de ventanas olorosos y caros que hay en el mercado, no hay razón por la cual no debería poder producir ...


Si a usted no le gustan aquellos limpiadores de ventanas olorosos y caros que hay en el mercado, no hay razón por la cual no debería poder producir sus propios limpiadores en casa.


Es algo tan simple como mezclar media taza de amoníaco, agua y alcohol para fregar. Eso es todo. Mézclelo y póngalo en una botella para rociar, y ya está. Rocíe sus ventanas y limpie la solución con un trapo que no deje pelusas. Esta mezcla también sirve para los parabrisas de los autos, los espejos, las mesadas y otras superficies.

Sin embargo, debería ser consciente de que el amoníaco puede dañar las superficies pintadas. No debería utilizarlo en anteojos que tengan vidrios con un acabado especial, o parabrisas o ventanas que tengan un tratamiento especial. Para estos artículos, un poco de agua y jabón es lo mejor, aunque también le puede agregar un poco de vinagre a la mezcla para hacerla un poco más fuerte.

Antes, las personas limpiaban sus ventanas con agua y vinagre, luego las pulían con viejos diarios. Esto se puede hacer hoy en día también, aunque el vinagre no podrá sacar aceites o grasas que haya en la ventana, especialmente en la cocina. Así que si quiere volverse nostálgico y probar este método, mezcle un cuarto de copa de vinagre blanco con dos copas de agua y agregue media cucharada de jabón líquido para platos. Luego ponga toda la mezcla en una botella rociadora.

Tenga cuidado al momento de pulir con diarios, sin embargo. Como ahora la mayoría de los periódicos están hechos con papeles reciclados y tintas amigables al medio ambiente, los resultados tal vez no serán lo que usted anticipó.

Otra precaución para enseñarle a los niños es el higiene. Mientras que hay muchos desórdenes y enfermedades que pueden ser transferidos de los tanques de peces a los humanos, el agua puede contener bacterias no encontradas en el ambiente normal de los niños, así que una de las primeras lecciones al momento de tener peces siempre debería ser lavarse las manos luego de estar en contacto con el agua del tanque o de alimentar a los peces.

Deje un comentario