Lámparas: la historia de la iluminación

Numerosas referencias de las épocas más antiguas han iluminado el hecho de que las lámparas han sido utilizadas para diseminar la luz, justo antes ...


Numerosas referencias de las épocas más antiguas han iluminado el hecho de que las lámparas han sido utilizadas para diseminar la luz, justo antes de que la electricidad fuera inventada, lo que le dio a la iluminación un nuevo significado. La utilización de las lámparas puede ser ampliamente calificada en dos eras: la era antes en la electricidad y la era después de la electricidad.

Lámparas: la era antes de la electricidad.
La invención y el primer uso de las lámparas puede ser llevado al año 70,000 a. C. En ese momento, no había ni metal ni bronce para poder crear lámparas, y a cambio la civilización utilizaba piedras huecas o conchas marinas. Estas piedras huecas se llenaban con tierra y otras sustancias naturales y luego eran mojadas en grasa animal. La grasa animal actuaba como aceite y así es como se previó en las primeras lámparas.

Con el advenimiento de la cerámica, y la edad de bronce y cobre, los humanos empezaron a hacer lámparas que invitaban a otras formas naturales. El mimbre empezó a existir mucho después y fue utilizado para controlar la flama o la manera de quemar. En el siglo VII a. C., los griegos empezaron a utilizar lámparas de terracota, lo que reemplazaba a las antorchas de mano. La palabra lámpara ha sido derivada de la palabra griega “lampas”, que significa antorcha.

Combustibles para la iluminación.
Distintos tipos de combustibles han sido utilizados para la iluminación de las lámparas entre el año 70,000 antes de Cristo hasta ahora. La mayoría de las formas tempranas de combustible fueron la cera de abejas, aceite de oliva, grasa animal, aceite de pescado, aceite de sésamo, aceite de ballena, aceite de nuez, etc. Estas eran las formas de combustibles para la iluminación más comunes hasta que la lámpara cambió su curso a fines del siglo XVIII.

Cerca del año 1859, el primer proceso de excavación fue iniciado para encontrar petróleo y con el advenimiento del kerosén, que es un derivado del petróleo, las lámparas se volvieron más populares y su utilización aumentó. El kerosén permitía que la iluminación fuera introducida por primera vez en Alemania en 1853.

Durante el mismo tiempo otros dos productos fueron utilizados para el propósito de las lámparas que eran el gas natural y el carbón. El primer uso de este tipo de lámparas fue en 1784.

2 Comentarios to “Lámparas: la historia de la iluminación”

  1. […] Divida el cuarto en varias zonas con la iluminación y valla variando las combinaciones. Luego regule consecuentemente al estado de ánimo que quiera […]

  2. […] Y si usted está siendo el anfitrión de una fiesta, usted puede entretener a sus invitados con la adecuada iluminación. Cree un sentimiento cálido e invitador para sus invitados y déjeles disfrutar de una buena […]

Deje un comentario