¿Es bueno un aire acondicionado central para la casa?

El calor y la humedad pueden verdaderamente bajar la productividad en el ambiente laboral. Puede hacer que las condiciones sean más cómoda al momento de instalar un aire acondicionado central si el tamaño del área lo permite. Algunas veces un pequeño aire acondicionado no es suficiente. Así que si usted desea refrescar la casa entera o la oficina deberá instalar un aire acondicionado central.

Aire acondicionado central

Normalmente los aires acondicionados centrales trabajan con los principios de transferir el calor de una estación hacia la otra con la ayuda de un artículo de transportación que es un refrigerante comúnmente llamado Freon. Existen dos partes que constituyen un sistema de aire acondicionado. Una parte es el manejador de aire que se ubica dentro de la casa y la otra parte es el condensador que se ubica por fuera.

Para poder refrescar el interior del hogar, el aire acondicionado central debe remover el calor del aire que está adentro y transferirlo al aire que está afuera. La parte interior del sistema contiene un caño de refrigerante por donde el aire es pasada y luego es soltada por fuera. Este proceso hace bajar la temperatura dentro del nivel deseado por los ajustes del termostato.

Pistas útiles para comprar aires acondicionados centrales.
Debería escoger el sistema que puede acomodarse a su clima local y a la carga total de frío. Puede utilizar enfriadores evaporantes, que son muy útiles en las regiones calientes y áridas como el suroeste o puede escoger un aire acondicionado central que será manejado por un compresor.

También deberá trabajar para darse cuenta del tamaño del sistema que necesita. Debería buscar un coeficiente SEER que sea más alto que 12 cuando esté buscando su aire acondicionado central.

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49806":{"name":"Main Accent","parent":-1},"3a0f6":{"name":"Accent Light","parent":"49806","lock":{"saturation":1,"lightness":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49806":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"3a0f6":{"val":"rgb(238, 242, 247)","hsl_parent_dependency":{"h":209,"l":0.95,"s":0.36}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49806":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"3a0f6":{"val":"rgb(240, 244, 248)","hsl_parent_dependency":{"h":209,"s":0.36,"l":0.95,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Previo
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"49806":{"name":"Main Accent","parent":-1},"3a0f6":{"name":"Accent Light","parent":"49806","lock":{"saturation":1,"lightness":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"49806":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"3a0f6":{"val":"rgb(238, 242, 247)","hsl_parent_dependency":{"h":209,"l":0.95,"s":0.36}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"49806":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"3a0f6":{"val":"rgb(240, 244, 248)","hsl_parent_dependency":{"h":209,"s":0.36,"l":0.95,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Siguiente

Arquitecta Decoradora

About the author

Enamorada desde pequeña de la arquitectura y la decoración de interiores.

Deje un comentario o realice una consulta a nuestros expertos:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}