Historia de los relojes cucú

Los relojes cucú son una creación única que tiene varios siglos de antigüedad. Los primeros relojes cucú fueron producidos al principio del siglo...


Los relojes cucú son una creación única que tiene varios siglos de antigüedad. Los primeros relojes cucú fueron producidos al principio del siglo XVIII en la región de Alemania conocida como el “bosque negro”. La artesanía de los relojes en esta área de Alemania se venía haciendo desde el siglo XVII, antes de que apareciera el primer reloj cucú. El padre del reloj cucú se piensa que es el artesano de relojes Franz Antor Ketterer; a pesar de que existen varias historias y mitos que rodean a esta pieza única de artesanía.


Este reloj antiguo se piensa que fue inspirado por un diseño bohemio de finales del siglo XVII que llegó a Alemania desde un vendedor ambulante que venía de la República Checa. Este método de manufacturar relojes se volvió muy conocido en todo el país, haciendo de los artesanos del “bosque negro” gente muy conocida en la industria. En los tres siglos siguientes, los vendedores ambulantes viajarían por toda Europa vendiendo estos relojes alemanes, influenciando las distintas áreas de Europa con el sonido único del reloj cucú.

A pesar de que los primeros relojes fueron hechos de madera, existen varios estilos más simples que las creaciones decoradas intrínsecamente y pesadamente talladas que se conocen popularmente como relojes cucú. Los antiguos hacedores de relojes alemanes no sólo hacían la parte de adelante del reloj de madera, también hacían los mecanismos del mismo material. Esta es una de las razones por las cuales los primeros relojes cucú ya no se encuentran disponibles. Además, muchos de estos diseños fueron pintados con pinturas a base de agua, que no resiste el paso del tiempo y que fácilmente puede salirse pasando un trapo húmedo por la superficie pintada.

A pesar de que estos antiguos relojes eran más primitivos que su contrapartida moderna de hoy en día, igual incluyen el famoso pájaro cucú que salía a dar la hora en vez de las tradicionales chimeneas que se usaban en ese momento. Nativo de Asia, África y Europa, el pájaro cucú es un ave única que deja sus huevos en los nidos de otros pájaros, haciendo que los bebés sean criados por otros pájaros de otras especies. Este ave es comúnmente gris en su color, a pesar de que el espécimen femenino presenta una vibrante marca roja de plumas en la parte superior de su cabeza.

Al igual que los relojes de hoy en día, los relojes cucú antiguos eran decorados en esquemas que mostraba las familias, los motivos militares o las escenas de caza. A finales del siglo XVIII, la producción de relojes de cucú se volvió industrial y empezó a producirse para gente por toda Alemania, Europa y el resto del mundo. Prontamente, este reloj se volvió un sinónimo del estilo de vida alemán, haciendo que estas piezas se volvieran recuerdos increíblemente populares del país. Tres de los más famosos creadores de relojes en Alemania hacían relojes cucú; ellos son Theodore Ketterer, Fidel Hepting y Johan Baptist Bea.

A diferencia de otras áreas del proceso de industrialización en el mundo donde se generaban fábricas grandes ruidosas que cubrían toda la campiña, las fábricas de relojes cucú eran generalmente mucho más pequeñas y se ubicaban en lugares donde a veces hasta familias enteras contribuían a la fabricación del reloj. Cada individuo se especializaba en un aspecto de la fabricación o la decoración del reloj, haciendo que un miembro de la familia trabajara sobre el reloj mismo, otro trabajara sobre el tallado, otro lo pintara o añadiera decoraciones y otro pudiera ensamblar todas las piezas juntas. Más de 13,500 personas y niños trabajaron para poder hacer relojes cucú durante este período en el “bosque negro” en Triberg.

Hoy en día, los relojes cucú se han esparcido por todo el mundo. Siguiendo la tradición, en el “bosque negro” todavía se realiza la producción de este tipo de relojes. Ya sea que decida decorar su casa con este tipo de relojes con una pequeña ave o quiera un verdadero recuerdo de Alemania para recordar su viaje, el reloj cucú en la perfecta adición para cualquier obra.

Deje un comentario