‘Jardineria’ Category

Estrategias relacionadas con el paisajismo

Verifique sus Plantas con Cuidado Si usted va a realizar las compras en una mega tienda, asegúrese de observar bien las plantas para ver si estas ti...

 

Verifique sus Plantas con Cuidado
Si usted va a realizar las compras en una mega tienda, asegúrese de observar bien las plantas para ver si estas tienen alguna infección o enfermedad. Estas tiendas por lo general no cuidan bien a las plantas así como lo hacen en un vivero. Si la planta que compra esta enferma, tendrá que comprar una nueva cuando esta muera, y esto implica una perdida de dinero. A su vez, las demás plantas de su jardín pueden llegar a contagiarse de esta enfermedad o peste. Muchos viveros ofrecen garantiza gratis para sus plantas.


Compre Cuando los Precios sean Bajos
Si usted planifica su proyecto con anticipación, podrá determinar cuando es que tiene que efectuarse cada etapa. Puede comprar la madera en invierno, cuando esta más barata, y guardarla hasta el momento en que vaya a utilizarla. Compre árboles, arbustos, plantas perennes, mantillo y suelo hacia el final de la temporada, cuando los precios tienden a bajar. En la mayoría de los lugares, usted podrá esperar hasta octubre para hacer las compras de mantenimiento, y seguir teniendo tiempo para adaptar para el invierno a su paisaje. Este atento a las liquidaciones de plantas en los viveros locales. De esta forma, encontrará plantas de buena calidad a precios bajos.

Busque Otros Recursos
Explore recursos alternativos. Las tiendas no son los únicos lugares en donde usted puede conseguir lo que esta buscando. Usted puede hacer las compras a través de catálogos o Internet. Ser miembro de un club de jardines y semillas puede conseguirle muy buenos precios en varios productos, así como consejos útiles.

Pruebe organizar un intercambio de plantas en su vecindario. Algunas ciudades ofrecen mantillo y composta gratis o a precios muy bajos, y usted puede visitar obras en construcción o demoliciones para conseguir piedras y ladrillos gratis.

Comparta precios en el barrio
Acérquese a sus vecinos y pregúnteles que opinan sobre compartir costos. Si divide sus recursos, podrá hacer buenos negocios en artículos comprados por mayor, y todos se beneficiarán. Del mismo modo, usted podrá compartir las tarifas de alquiler de máquinas como trituradoras, cultivadoras y aireadores. Si todos pagan un poco, pueden hacer un cronograma para que todos los vecinos puedan usar los equipos antes de que haya que devolveros. Esta es una gran forma de reducir los gastos.

Siguiendo estos consejos para no gastar tanto dinero, usted podrá bajar los costos y crear un hermoso paisaje el cual podrá mantener.

Herramientas de jardinería para jardineros y paisajistas

 

Para aquellos que disfrutan de hacer sus propios trabajos de jardinería y paisajismo, es fundamental que dispongan de las herramientas apropiadas. Después de todo, si usted desea ahorrarse el dinero que le costaría contratar a alguien para que se ocupe de cuidar su jardín, lo mejor es asegurarse de proveerse de las herramientas necesarias para lograr hacer de su jardín un paisaje atractivo. Una vez que se familiarice con algunas de las herramientas más comunes de jardinería, puede estar seguro de que tendrá todo lo que se necesita para mantener su césped en las mejores condiciones, dándole un toque de distinción a sus jardines ya sean grandes o pequeños.


Palas, rastrillos, palitas y rastrillos. Estas son las herramientas básicas de jardinería. Todo hogar debe estar provisto de estos artículos básicos. Los mismos hace posible realizar casi cualquier tipo de idea. Las palas para remover la tierra así como para cavar los hoyos donde luego plantar árboles y arbustos. Los rastrillos son esenciales para arar la tierra para el cultivo o para colocar césped sin que quede apelmazado. Las palitas y rastrillos pequeños le permitirán realizar aquellos trabajos que requieren más cuidado y atención en los detalles. Todas estas herramientas son necesarias para el funcionamiento y cuidado adecuado de su jardín.

Las podadoras y tijeras, son herramientas que se utilizan para mejorar la apariencia de aquellas plantas y árboles enmarañados. Los mismos evitan que las plantas crezcan invadiendo otros sectores y a su vez mejora la salud de sus plantas. También permiten darle una apariencia más prolija, y si lo que le preocupa es la altura que puedan alcanzar sus plantas, las mismas lo ayudarán a mantener una altura determinada. Hay podadoras de mano más pequeñas que sirven para aquellas ramas más chicas y son más fáciles de usar. También hay pinzas especiales para aquellas ramas más gruesas y difíciles así como serruchos y sierras especiales para aquellas todavía más grandes y difíciles. Las tijeras permiten que las plantas sean podadas con mayor cuidado y precisión que con las podadoras eléctricas. Éstas últimas, por su parte, se encuentran fácilmente en el mercado y sirven para realizar estos trabajos con menor esfuerzo.

Las cortadoras de césped son quizá una de las herramientas más comunes para el cuidado de su jardín. Las mismas sirven para mantener el césped a una altura razonable así como para conservarlo más sano y prolijo. Dentro de la misma familia, están también las bordeadoras, que resultan muy útiles para alcanzar aquellos bordes y rincones que las cortadoras comunes no logran podar. A su vez, es importante contar con algún tipo de herramienta o máquina especial que sirva para deshacerse de los arbustos y malezas más difíciles, aunque sea que tenga que rentarla una vez al año.

Usted podrá encontrar otras herramientas interesantes. Por su puesto usted necesitará de determinados artefactos según el tipo de jardín que tenga para cuidar o del trabajo que desea realizar. Si tiene una fuente de agua, es importante que se asegure de contar con las bombas y filtros adecuados para remover y aspirar los residuos del agua. Los rociadores automáticos ayudan a hacer más fácil la tarea de regar las plantas y el césped. También debe disponer de una manguera para cuando necesite ocuparse usted mismo de regar determinadas plantas. Otras herramientas para el mantenimiento general del hogar como martillos, clavos, niveles y taladros, son de gran utilidad si debe ocuparse del mantenimiento de un patio, pérgola o deck en sus espacios exteriores. A su vez pueden resultar muy útiles si desea construir contenedores o cajas de sembrado.

Las carretillas siempre serán de gran utilidad para aquellos aficionados de los cuidados del jardín. Las mismas sirven para trasladar residuos y deshechos así como herramientas o materiales a sus respectivos lugares. ¡Las carretillas quitan los deshechos y traen plantas en su lugar! Hacen posible que una sola persona pueda cargar con una cantidad de cosas pesadas que de otra forma no podría hacerlo. Para los jardineros serios, una carretilla es de lo más necesaria.

Una vez que usted tiene todas las herramientas necesarias para ocuparse del cuidado de su jardín, será altamente recompensado por su trabajo y esfuerzo. Adquirir un set de herramientas básica también le permitirá ahorrar dinero a largo plazo, ya que podrá usarlas una y otra vez. Otro punto importante es que la mayoría de estos artículos no suelen ocupar mucho espacio y pueden guardarse en cualquier cochera o depósito. Siempre y cuando se las deje en un lugar a mano y organizadas, usted podrá disponer de ellas con facilidad cada vez que las necesite. El mantenimiento adecuado es también un aspecto relevante: evite que se oxiden y asegúrese de que su cortadora de césped así como cualquier otro artefacto a gas o eléctrico, siempre estén bien aceitados y tengan suficiente gas. El cuidado apropiado de sus herramientas le asegurará a su vez poder brindarle el cuidado apropiado a su jardín.

Herramientas de jardinería para jardineros y paisajistas

 

Para aquellos que disfrutan de hacer sus propios trabajos de jardinería y paisajismo, es fundamental que dispongan de las herramientas apropiadas. Después de todo, si usted desea ahorrarse el dinero que le costaría contratar a alguien para que se ocupe de cuidar su jardín, lo mejor es asegurarse de proveerse de las herramientas necesarias para lograr hacer de su jardín un paisaje atractivo. Una vez que se familiarice con algunas de las herramientas más comunes de jardinería, puede estar seguro de que tendrá todo lo que se necesita para mantener su césped en las mejores condiciones, dándole un toque de distinción a sus jardines ya sean grandes o pequeños.


Palas, rastrillos, palitas y rastrillos. Estas son las herramientas básicas de jardinería. Todo hogar debe estar provisto de estos artículos básicos. Los mismos hace posible realizar casi cualquier tipo de idea. Las palas para remover la tierra así como para cavar los hoyos donde luego plantar árboles y arbustos. Los rastrillos son esenciales para arar la tierra para el cultivo o para colocar césped sin que quede apelmazado. Las palitas y rastrillos pequeños le permitirán realizar aquellos trabajos que requieren más cuidado y atención en los detalles. Todas estas herramientas son necesarias para el funcionamiento y cuidado adecuado de su jardín.

Las podadoras y tijeras, son herramientas que se utilizan para mejorar la apariencia de aquellas plantas y árboles enmarañados. Los mismos evitan que las plantas crezcan invadiendo otros sectores y a su vez mejora la salud de sus plantas. También permiten darle una apariencia más prolija, y si lo que le preocupa es la altura que puedan alcanzar sus plantas, las mismas lo ayudarán a mantener una altura determinada. Hay podadoras de mano más pequeñas que sirven para aquellas ramas más chicas y son más fáciles de usar. También hay pinzas especiales para aquellas ramas más gruesas y difíciles así como serruchos y sierras especiales para aquellas todavía más grandes y difíciles. Las tijeras permiten que las plantas sean podadas con mayor cuidado y precisión que con las podadoras eléctricas. Éstas últimas, por su parte, se encuentran fácilmente en el mercado y sirven para realizar estos trabajos con menor esfuerzo.

Las cortadoras de césped son quizá una de las herramientas más comunes para el cuidado de su jardín. Las mismas sirven para mantener el césped a una altura razonable así como para conservarlo más sano y prolijo. Dentro de la misma familia, están también las bordeadoras, que resultan muy útiles para alcanzar aquellos bordes y rincones que las cortadoras comunes no logran podar. A su vez, es importante contar con algún tipo de herramienta o máquina especial que sirva para deshacerse de los arbustos y malezas más difíciles, aunque sea que tenga que rentarla una vez al año.

Usted podrá encontrar otras herramientas interesantes. Por su puesto usted necesitará de determinados artefactos según el tipo de jardín que tenga para cuidar o del trabajo que desea realizar. Si tiene una fuente de agua, es importante que se asegure de contar con las bombas y filtros adecuados para remover y aspirar los residuos del agua. Los rociadores automáticos ayudan a hacer más fácil la tarea de regar las plantas y el césped. También debe disponer de una manguera para cuando necesite ocuparse usted mismo de regar determinadas plantas. Otras herramientas para el mantenimiento general del hogar como martillos, clavos, niveles y taladros, son de gran utilidad si debe ocuparse del mantenimiento de un patio, pérgola o deck en sus espacios exteriores. A su vez pueden resultar muy útiles si desea construir contenedores o cajas de sembrado.

Las carretillas siempre serán de gran utilidad para aquellos aficionados de los cuidados del jardín. Las mismas sirven para trasladar residuos y deshechos así como herramientas o materiales a sus respectivos lugares. ¡Las carretillas quitan los deshechos y traen plantas en su lugar! Hacen posible que una sola persona pueda cargar con una cantidad de cosas pesadas que de otra forma no podría hacerlo. Para los jardineros serios, una carretilla es de lo más necesaria.

Una vez que usted tiene todas las herramientas necesarias para ocuparse del cuidado de su jardín, será altamente recompensado por su trabajo y esfuerzo. Adquirir un set de herramientas básica también le permitirá ahorrar dinero a largo plazo, ya que podrá usarlas una y otra vez. Otro punto importante es que la mayoría de estos artículos no suelen ocupar mucho espacio y pueden guardarse en cualquier cochera o depósito. Siempre y cuando se las deje en un lugar a mano y organizadas, usted podrá disponer de ellas con facilidad cada vez que las necesite. El mantenimiento adecuado es también un aspecto relevante: evite que se oxiden y asegúrese de que su cortadora de césped así como cualquier otro artefacto a gas o eléctrico, siempre estén bien aceitados y tengan suficiente gas. El cuidado apropiado de sus herramientas le asegurará a su vez poder brindarle el cuidado apropiado a su jardín.

Cómo regar y cuidar las zonas inclinadas del terreno

 

Suele ocurrir que durante las épocas de sol y calor, el césped se seca o muere en aquellas partes inclinadas del terreno y colinas. Esto se debe principalmente a que el agua desliza antes de llegar a penetrar en el suelo. Mantener el suelo húmedo es la clavo para que el césped y las plantas crezcan sanas y fuerte. Para ello necesita regar con más insistencia en aquellas zonas para ayudar a que las raíces crezcan más profundas que toleran mejor los avatares del verano.


El que el agua fluya y apenas sea absorbida por la superficie, obviamente no es algo bueno para el césped que se espera que allí crezca. ¿Cómo se hace entonces para lograr una mayor eficacia en el riego de estas partes del terreno?

Divida su ciclo de riego en dos o tres ciclos más cortos. Si usted suele regar el césped durante 30 minutos, entonces divídalo en tres ciclos de 10 minutos. De manera que los días que le toca regar, implemente este sistema regando durante el tiempo estipulado, luego espere un par de horas y repítalo las veces que sea necesario.

Para determinar el tiempo exacto que debe durar cada ciclo, encienda los rociadores y espere a ver cuánto tiempo tarda en empezar el agua a correr. Este es el máximo de tiempo que debe tomar cada ciclo.

No divida los ciclos en diferentes días. Su suelo necesita que se lo riegue a fondo para crecer sano. Es mejor para las plantas y el césped regarlos con poca frecuencia pero con intensidad, más que poco y muy seguido.

Todas las plantas de su jardín se beneficiarán de esta forma de riego. Las mismas deben plantarse en hoyos más profundos y ser rellenados con tierra de buena calidad que absorba el agua fácilmente. A su vez, conviene hacer una barrera al costado de las plantas, del lado mas bajo de la cuesta, para que el agua quede retenida durante más tiempo y así se absorba mejor antes de seguir fluyendo cuesta abajo.

¿Cuánta agua necesita realmente su césped?

 

Bueno, mientras que el tipo de suelo, la cantidad de horas de sol y el clima, todos influyen, una buena regla general es entre tres centímetros y medio, cuatro por semana.


Lo más importante que debe tener presente es cómo riega usted su césped. Y lo mejor para que el mismo crezca sano y con raíces fuertes es regarlo bastante pero no con mucha frecuencia.

Supongamos que decide regarlo con 4 cms. de agua a la semana. Lo que puede hacer es dividir esa cantidad en dos dosis o mismo en una, pero lo que no conviene que haga es repartirlo en dos días distintos. Si hace eso, su césped desarrollará raíces superficiales y esto puede traerle problemas de inundaciones a futuro.

Si su suelo es arenoso, lo mejor es regar el césped dos veces a la semana debido a que en este tipo de suelo el agua drena con mucha más facilidad y más rápido que en los otros, y no le da tiempo a las raíces de su césped sediento a absorberla.

Por el mismo motivo, si su suelo es denso y muy seco, lo mejor en ese caso es regar el césped tres veces por semana debido a estas características.

Si usted no está del todo seguro sobre la cantidad de agua que expenden sus regadores, coloque algunos recipientes de plástico para medir cuánta agua está recibiendo su césped y luego ajuste el tiempo que permanecen encendidos de manera que la cantidad sea la adecuada. A su vez, colocar dichos recipientes puede servir para comprobar que los regadores están expendiendo el agua de forma pareja en todo el jardín.

El mejor momento del día para regar es bien temprano a la mañana. Si espera a la tarde para hacerlo, parte del agua se evaporará y se perderá en su función de riego. Y si lo hace de noche, tardará más en secarse y el agua estancada puede ser un lugar propicio para el cultivo de bacterias y enfermedades.

Un consejo para asegurarse de que su césped lucirá bien aún cuando comienza a hacer mucho calor, es no cortarlo muy corto y no barrer los restos de la poda. Al permitir que el mismo crezca más alto, está permitiendo que el pasto pueda asentarse mejor en el terreno. Por su parte, los restos de la posa sirven para darle al suelo más minerales y nutrientes que favorecen las condiciones del mismo y con eso el crecimiento de las raíces. A diferencia de lo que dicta la creencia popular, esto no hará que se junten restos que ensucien su jardín.

Con todo estos consejos usted podrá observar que el cómo se riega su césped es tan importante como el cuánto. De ahora en más no le resultará tan difícil mantenerlo verde y lustroso si solo invierte un poco de tempo en planificar cómo y cuánto lo va a regar.

La unificación y separación de macizos florales en el jardín

 

Hay miles de combinaciones de plantas, asociaciones, y combinaciones de colores que quedan muy bien en los esquemas de plantación y paisajismo.


Si usted va a intentar hacerlo por su cuenta, y es un principiante, se recomienda lo simple y las repeticiones. Se suele recomendar elegir un esquema de colores de dos o tres colores y repetirlo a través de todo el jardín.

Para aquellos paisajistas más curiosos, o con más experiencia, puede que deseen plantar canteros con más diversidad con flores silvestres u ornamentales.

De cualquier forma, siempre esta la posibilidad que lo que haya plantado interrumpa la armonía, el balance y la unidad del jardín en vez de generarlo.

Agregar plantas de colores neutros periódicamente a través de su paisaje ayudará a unificar los canteros que difieren en color, textura y hasta en altura.

Las plantas plateadas o grises tales como las Oreja de Conejo, Artemisia, Cineraria Gris, Santolina, Marrubio, se consideran de colores neutros.

Usar flores blancas como flores de color neutro también queda muy bien. Todo lo blanco es un punto focal natural y, sobre todo en el jardín. En una masa de follaje verde, flores naranjas, flores mixtas, etc, el blanco siempre llama la atención. Su uso a través de todo el jardín generará una sensación de unidad.

Utilice blanco con moderación. El exceso genera desorden.
La unificación de un jardín que parece muy desordenado es muy simple. Además de mover y combinar los elementos existentes, pruebe agregando una planta de color neutro en las distintas áreas de plantación.

Separar los canteros entre si puede ser tan simple como añadir un tono neutro o un grupo de colores neutros entre los colores o los canteros.

10 pasos prácticos para la jardinería orgánica

 

1. El suelo. El suelo se mantiene saludable trabajando con la naturaleza y no contra ella. Las prácticas incluyen el uso de fertilizantes orgánicos como el estiércol para reponer la tierra y el reciclado de todos los residuos producidos por el jardín. La jardinería orgánica re utiliza todos los residuos producidos en el jardín, tales como el pasto cortado, las hojas, y sobras de la cocina para hacer abono y mantener al suelo lleno de nutrientes necesarios.


2. Evite el uso de todos los fertilizantes químicos sintéticos, herbicidas, y pesticidas. Al eliminar el uso de productos químicos en el jardín, usted no tendrá que preocuparse si los niños, mascotas u otros animales entran en contacto con los químicos de los herbicidas y fertilizantes en el césped y en los arbustos. Los alimentos que se cultivan no tienen ni pesticidas ni aditivos, y a su vez son muy nutritivos.

3. Sostenibilidad. En su libro, “Gardening Organically”, John Fedor define la sostenibilidad como “la capacidad de una sociedad o un ecosistema para funcionar indefinidamente sin malgastar los recursos de los que se basa.” La jardinería orgánica cumple esto al asegurarse de que no haya pérdida de nutrientes o de tierra en el jardín.

4. La gestión ambiental. Cuando uno implementa la jardinería orgánica, el ambiente se beneficia de la reducción de la contaminación del agua y del aire. Esto significa que nosotros estamos proporcionando un hábitat para la vida silvestre, incluyendo insectos benéficos y los animales.

5. Hábitats creados para la vida silvestre. Se pueden crear áreas artificiales para proteger la vida silvestre que favorezcan el desarrollo de la misma.

6. Siembra intensiva. Las plantas se ubican cerca una de las otras para conservar más agua y proteger el suelo de la luz solar, lo cual ayuda a evitar que las semillas de las malezas de germinen y crezcan.

7. Biodiversidad. La biodiversidad se asegura de que cuando ocurre un cambio en las condiciones de crecimiento, un solo monocultivo no conduzca a una mala cosecha. El suministro de alimentos no se convierte en peligro cuando se planta una diversidad de especies.

8. Rotación de cultivos. La rotación de cultivos ayuda en el control contra las plagas del suelo y las enfermedades. Esta rotación hace que la diferencia en la productividad de la huerta generada por las enfermedades que afectan a las plantas, se mantengan en jaque por la rotación de los cultivos a otras zonas del jardín.

9. Riego y control de malezas. El agua de lluvia se puede almacenar para regar el jardín. Las mangueras irrigadotas, el riego por goteo y el riego a mano ayudan a conservar el agua. Los cultivos de cobertura son muy valiosos, tanto en la conservación del agua como para frenar la germinación de malezas.

10. Guarde semillas. Guarde algunas semillas de sus mejores plantas al cosechar los cultivos. Muchas variedades antiguas se están perdiendo a un ritmo alarmante y la preservación de esta biodiversidad es importante. Algunas de estas semillas se han utilizado para desarrollar nuevas cepas después de haberse afectado a las variedades comúnmente cultivadas.

Secretos de jardinería orgánica

 

“La jardinería orgánica no implica sólo evitar la utilización de productos químicos, sino, el implemento de un estilo de vida orgánico usando las leyes de la naturaleza.” Leí esta cita escrita por alguien desconocido hace un tiempo, y me di cuenta que mis padres y otras personas como ellos ya eran jardineros orgánicos mucho antes de que estos principios vuelvan a surgir hoy en día. No usaban productos químicos en los alimentos de sus hijos y la jardinería formaba parte de la vida cotidiana, para asegurarse de que haya comida suficiente para los largos inviernos. Todo era reciclado, y las sobras de la cocina se tiraban al jardín para rellenar la tierra. Se usaban fertilizantes orgánicos, tales como el estiércol, y el único fertilizante que se usaba sobre las rosas era la harina de hueso. Mi madre y mi padre hacían vegetales riquísimos, y en gran cantidad- los suficientes como para alimentar a una familia de siete personas durante todo el invierno. Los pájaros, gusanos y otros signos de una tierra con vida eran bienvenidos en el jardín.


En los últimos tiempos, los fertilizantes químicos sintéticos, pesticidas y herbicidas se han convertido en la práctica más común entre las prácticas agrícolas comerciales. Estas prácticas han tenido algunos resultados indeseables, como la destrucción o el agotamiento de la capa superior del suelo, en donde la tierra se vuelve menos fértil, y el uso excesivo de plaguicidas ha dado lugar a plagas resistentes a los productos químicos, resultando en el desarrollo de productos químicos más fuertes. Nuestro medio ambiente está siendo dañado por derrames de productos químicos tóxicos, lixiviación de los mismos hacia los ríos y los suministros de agua están contaminando nuestra agua potable. Además el efecto del calentamiento global se está convirtiendo en una parte importante de la agenda política.

Nuestra dieta y salud están pasando a ser temas de cada vez mayor importancia a medida que se esta prestando más atención a la relación entre la alimentación y salud. La investigación ha demostrado que las verduras cultivadas orgánicamente poseen más vitaminas y minerales que las cultivadas con fertilizantes inorgánicos. Implementando la jardinería orgánica y cultivando la mayor parte de nuestros alimentos, es uno de los pasos que podemos tomar para comenzar a sanar la tierra en que vivimos y a su vez en el proceso, sanarnos a nosotros mismos. Hay varios componentes clave para la práctica de la jardinería orgánica.

Sistemas de riego que no requieren trabajo

 

Las tareas de jardinería lo mantienen lo suficientemente ocupado: ¿porque tener que ocuparse de desenredar la pesada manguera? Un ejemplo de un dispositivo que hace este trabajo mucho más fácil se basa en la energía hidráulica, en lugar de electricidad o baterías.


Ahora podrá disfrutar de un deck sin astillas y fácil de mantener, de los masajeantes chorros generados por un spa relajante que realmente entretiene, de la protección solar y facilidad de un toldo motorizado y la simplicidad de un enrollador automático de mangueras. Para obtener más información, visite los sitios Web.

Plantando flores perennes en el jardín

 

Siendo populares con los jardineros nuevos y con más experiencia, las flores anuales o perennes son algunas de las más hermosas, vigorosas e interesantes de toda la flores. La masiva diversidad de las anuales, su amplio rango de colores y estilos, y su facilidad de cuidado hacen que las anuales sean una demanda para los jardineros de todos lados.


¿Usted sabe qué hace que las flores anuales sean llamadas de esa manera? Para que una flor anual sea considerada como tal, la planta de debe terminar su fase de vida en una estación de plantado. La semilla germina, la flor florece para la primavera y el verano, la planta deja sus cenizas y luego la planta muere, todo eso en un mismo ciclo de plantado.

Existen algunas plantas que son tratadas como anuales pero que no son realmente anuales. Algunas flores perennes sensitivas son utilizadas como anuales y replanteadas cada año, especialmente en las regiones más frías del norte. Mientras que las plantas pueden regenerarse en las zonas más cálidas, en las zonas más frías no podrán volver a germinar y deben ser planteadas de manera anual.

Por otro lado, algunas plantas anuales son usadas como perennes. Algunas variedades de plantas anuales sueltan una cantidad tan grande de semillas que éstas pueden crecer y germinar al año siguiente. Estas plantas no son perennes, son simplemente semillas que van regenerándose todos los años. Algunas de las falsas perennes más famosas son las petunias y las bocas de dragón.

Existen muchas maneras de experimentar con plantas anuales en su jardín, ya sea plantándolas de semillas, comprando retoños (o plantas más pequeñas) o comprando una planta ya establecida. Muchas plantas anuales pueden ser compradas en forma de paquetes celulares, que son como paquetes múltiples. Ya sea que esté comprando plantas para transplantar, asegurarse de plantarlas lo antes posible. Si no puede plantearlas inmediatamente, entonces asegúrese de mantener las plantas en una zona con sombra y de arreglarlas regularmente. Recuerde también darle agua a las plantas para poder humedecer el suelo bien antes de poner sus plantas anuales en la tierra.

Cuando esté utilizando anuales en su jardín, es importante no plantarlas demasiado temprano en la estación. El suelo debería ser cálido y el aire debería tener una temperatura estable antes de plantar cualquier planta anual. Para poder sacar la planta anual de su paquete, levántela del tacho gentilmente tirando hacia abajo el contenedor. Trata de asegurarse de que la planta y la tierra estén intactas.

Si la raíz de la planta está comprimida, aflójela gentilmente rompiendo la bola de las raíces o cortando los costados utilizando un pequeño cuchillo. Hacer esto podrá promover que la raíz valla más profundo y que la planta tenga una vida más larga luego de que ser plantada.

Asegúrese de plantar su planta anual en el suelo a la misma profundidad en que salió del paquete. Luego de poder ubicar las plantas en el suelo, gentilmente aplane el suelo alrededor de la anual y riegue el área bastante luego debería poder aplicar un buen fertilizante que tenga mucho fósforo. Aplique el fertilizante a una proporción de dos cucharadas por galón de agua.

Seguir estos pasos podrá ayudarle a hacer que su jardín anual empiece bien. En muy poco tiempo se tendrá un jardín lleno de vibrantes flores anuales y perennes.